Sueño (segunda ensoñación) por Diego A. Moreno | Cuento (Fantasía, Surreal, Masticadores México)

Masticadores México

andrian-valeanu-yjXlyrKIz2A-unsplashImagen tomada de Unsplash

 

Kosuke dibujaba la alborada que soñó; desde los tonos cálidos que recordaba, se dio cuenta que se trataba de su alma, y así con un fragmento del lápiz con el que dibujó los contornos de su más prístina ontología, después ambientó el espacio celeste, trazando líneas paralelas y concéntricas con un pincel delicado, de cabellos finos recolectados, hasta llegar a un sol penitente, asomándose entre cerros de marfil, enclaustrados sobre una selva de pinos boquiabiertos, y un cielo crispado por la pena de no valerse de la finitud de este dominio abstracto.

Ya conmocionado, se sentó en el taburete que construyó junto a su padre, carpintero de nacimiento, para recordar las bases de un oficio y su vocación, de cuando palo y piedra podían construir un castillo, o una ociosa idea literaria en canciones y naciones; de estas ambas son ocupaciones de almas aterradas que…

Ver la entrada original 47 palabras más

Inspiración: La pornografía Divina | Cuento (Erótico, Fantasía, Surreal, Masticadores Eros)

¡Esto es producto de un interesante ejercicio! ☺

MasticadoresEros

Photo by cottonbro on Pexels.com

Por: Diego Moreno Abril

Zafiros por piel; esmeraldas por bellos ojos, estábamos ambos, húmedos, en pastizales de jade, al aviso de un cielo lapislázuli, saboreando de los divinos placeres que algún día crearon universos enteros, mediante sueños carnales que por temor no hemos dejado de librar.

Así tuvimos milenios o centurias, olvidándonos de un ayer proscrito, de cuando creímos amarnos con nuestras infinitudes; pero en verdad todo fue falso sexo, que evita el recuerdo aquel donde nuestras existencias se traicionaron con la conjura e imaginación de escritores mortales; y ahora ellos mismos escriben sobre nosotros y de nuestro osado y eterno desamor entre dioses.

Ver la entrada original

Cacarámba (primera terrorificación) por Diego A. Moreno | Cuento (Fantasía, Terror, Masticadores México)

Masticadores México

IMG_1918Imagen tomada de Pinterest

 

 

Cacarámba, con ojos desorbitados, estaba en el pórtico hablando consigo misma.

—Cuándo llegarás mi amor, vida, del todo consuelo mío, mío…

Cacarámba siguió sin respuesta, así, meses, años; pero de tanto hablar sola, desde su psique se creó una voz divina, sabia, que todo lo sabía, todo lo sientía. Era, de hecho, la citación de las últimas palabras de su amado, antes de partir para nunca jamás verlo de nuevo.

«Sigue mi consejo, y no mires al ufano Océano, si no, morirás de soledad en él, ya que, el temible abismo de Neptuno, es tan profundo, triste e infinito, que te comerá viva; pero antes de morir, suspirarás la más terrible tristeza…».

Así, Cacarámba recordó por un tiempo esas palabras de su dios interior.

(…).

La vida pasó como un rayo entre la sequía: experimentando el mundo llano y estéril, pasaron por su cuerpo hombres…

Ver la entrada original 953 palabras más

Los señores de la verdad (segunda edición) por Diego A. Moreno | Cuento (Fantasía, Terror, Masticadores México)

Masticadores México

B56B97BA-0082-411B-8209-32C4AE10AB53GIF tomado de Pinterest

Despierte, Señor de la Verdad…

Chispas y estrellas terrenales.

Rojo.

Luz.

Las pupilas se dilatan, después se contraen.

El Señor de la Verdad se da cuenta que sigue vivo, nada en su mundo desapareció. Un duro pesimismo entra en su ser; y ese mismo día quiso decir la verdad, acción cáustica que rompería con todo esquema de su labor periodístico.

Oculto, detrás de su escritorio ovalado, se abraza a sí mismo. Congela los minutos de falacias encontradas en un sólo sentimiento: el escozor de esos discursos, espejismos de significados, palabras diáfanas que se diluyen con un poco de criterio o razonamiento crítico.

Abre su boca, apenas dos centímetros, o tres. La vuelve a cerrar. Su compañera intenta motivarlo; ella es Luisa«Algo», de quién no recuerda su apellido, que a final de cuentas es innecesario, prescindible; mejor ponerle un número, muchos números, sí, de los tantos mercenarios…

Ver la entrada original 388 palabras más

El forjador de la espada (republicación) | Amistades Literarias (Edgardo Villarreal)

Buenas letras fantásticas de mi querido amigo Edgardo Villarreal. Visiten a su blog; ¡se maravillarán!

Algún lugar en la imaginación

A pesar de que me encanta la fantasía (es lo que más leo), es poco lo que me he atrevido a escribir de este género. No sé por qué motivo me pase; quizá por miedo de no “dar el ancho” o porque simplemente al sentarme a escribir fluyen más otras cosas, pero lo he hecho en un par de ocaciones y este cuento es muestra de ello. El forjador de la espada está asentado en un mundo (fantástico) que he venido construyendo desde ya hace varios años y del que espero escribir más historias pronto.

Se encontraba en la ladera de la montaña, en la entrada de una cueva, la cueva que había descubierto hace apenas unos meses atrás y en la que había construido una forja.

Había ido en busca de ese lugar justo después de haber tenido un revelador sueño en el que le había sido mostrado que…

Ver la entrada original 1,291 palabras más

Zona de confort | Cuento, Masticadores (Acción y Aventuras, Drama, Erótico, Noir, Thriller, Masticadores Eros)

Un relato erótico… ¡y de acción!

MasticadoresEros

Salgo del escondrijo con olor a sexo. Muchos días, muchos polvos. Ni el alcohol ni los cigarrillos atenuaron el aroma de semen y vagina. Este es el primer día que me aventuro al mundo que está afuera, esperando una señal para no volver a la caverna del sexo; pero veo suciedad, jeringas y un hombre posiblemente muerto en el pasillo. Tenía dos noches más rentadas, y quizás otra, si me quedaba en el cuarto y no pagaba la cuenta y me iba.

Oh, Roxana todavía está ahí dentro, dormida, o semi-despierta, pensando en el hombre que no folló ayer por la noche. Ana ya se había ido, tal vez a trabajar lo último que quedaba de su jornada.Pienso. Pienso. Tal vez exista después. Y…

Me divorcié para disfrutar todo lo que no se me permitió saborear, ¿no? Por eso vuelvo, abro la puerta: la fragancia vaginal, el semen desperdigado…

Ver la entrada original 661 palabras más