Ruidos psíquicos | Poema

Dos miembros dentro de una mente frágil discuten decisión dicotómica, y ordinaria; mientras el contenedor, confundido entre dos mundos, persiste en la interrupción; las canas ahí están, las arrugas escocen la piel, los ojos miran nieblas más espesas, y el corazón palpita sin promesas.

Éxodo | Poema

Lechones que correndel exterminio de una mano durade dios demente,adicto a la sangre y desesperanza,se remoja de sangre, absorbiendovíctimas de sus salmos oscuros. Los gritos de seres queridosquedan atrás. Allá, lejos,ahora en otras tierras,de verdes pastos,ríos incólumes,cantando a dioses naturales,los lechones encuentranla paz que sus padrescontaron como leyendas. Al horizonte,pintado de nubes sanguinolentas,se asoma su …

Momentos peligrosos | Poema

Bisturí obsceno abres mi pecho dejando al porno de mi corazón expuesto al flecho; quise huir, pero ya besabas mi carne, de labios rojo sangre, y de asesina me dejé muir.

El mismo infierno | Poema

Almas rasas enquistadas sobre trincheras con montones de fuegos y odios de acero; lluvia, frío, zozobra..., de alargadas puntas tumban lo que fueron alegrías para convertirlas en torturas tanto de víctimas y victimarios. Pasan las nubes solares y selenes, triples jornadas con un rabino y sus salmos de muerte; acá frontera andina, allá muralla china, …

En aquel, en que el mar (segunda divinación) por Diego A. Moreno | Cuento, Masticadores, Poema (Fantasía, Masticadores México)

Segunda edición,
linda segunda edición.

MasticadoresMéxico

IMG_1056Imagen tomada de Pinterest

En aquel,
en que el mar
y la tierra
se asomaron,
se encontraron,
y
se enamoraron;
el inicio de los inicios comenzó:
el hombre divino de los cielos
platicará con uno de sus súbditos alados
mientras sus ojos de avellana
inmolarán miles de recuerdos presentes;
su súbdito sonreirá cándidamente
y él mirará al suelo
con furia y rabia,
y una pizca de nostalgia,
hasta que unas diminutas campanas
entrelazadas con un velo blanco
tintineen…;

[…].

Y el cielo sube, y el cielo baja…;

[…].

Los ojos de Rodrigo,
apuntando hacia la novia,
buscan la mirada de la futura esposa
que, pomposa,
porta un par de pequeñas campanas…,

[…].

Pero el rojo amanecer se la llevó,
todas las idas e huidas quedaron estáticas,
tiempo y espacio se separaron,
aunque detenidos por una mano divina;
Rodrigo ve el vacío de la vida,
con sus ojos llora la triste…

Ver la entrada original 119 palabras más

Uno | Poema

Pecas, pecas por todo el campo celeste, expandiéndose como niños al jugar, controlando cada punto de creación sin consentimiento de un adulto. Brillos incandescentes. Nuevos seres, nuevas civilizaciones, se piensan únicos temblando del frío astronómico en su ostracismo pesimista, cuando entes de otras intensidades, al juego rompen y construyen sobre el Cosmos, magnificando el existencialismo …

Redes de hastío | Poema

Reverberaciones, odas al auxilio, expongo trozos de ego al desnudo de mi trasiego; sonriendo, viajando, comiendo, ganando; soy lo que no soy, pero para eso cuento cuentos que no son...; tomo brillos prestados de historias desfasadas, aplausos intermitentes recibir, acumulando vacíos colmados de espejismos.

Shark (De)Mentality | Poema

Banalidad, banalidad, aquello de levantarse pensando en millonarias riquezas, cuando pobre asegurado, una pequeña de poderosos cofradía de santas ocurrencias carcajean.

Depresión X | Poema

Sensación untuosa, de emporio petulante cargado, donde los rezos rompen opacos, sobre la contaminación de apatía melancólica; así rasposo, así doloroso, inerte es, pero existe, tapando cuerpos exánimes con sábanas más pesadas que toneladas de hierro juntos, mientras soles y lunas en subrepticios ciclos, se alojan afuera y dentro se saborean los más escabrosos pensamientos.